Frikerío en vena

Posts Tagged ‘videojuegos

Me he estado viciando últimamente a 2 jueguecillos para iPhone/iPod Touch que están bastante bien. No todos son gratis, aunque todos disponen de versión Lite gratuita. Veamos pues:

– Oven Break: en este juego eres una galleta de gengibre de forma humana (típica americanada navideña) que intenta escapar del horno.  Es el típico juego de plataformas, en el que la galletita avanza sin que tú la muevas,  únicamente debes preocuparte de saltar obstáculos y coger bonos en forma de gominolas durante todo el recorrido.  El juego es un poco difícil en algunas fases ya que como no controlas la velocidad de la galleta, tienes que tener muchos reflejos para ir saltando sin caerte. Aparte de la versión gratuita, la versión completa cuesta 1,59€ .

– Parachute ninja:  si este juego sabe aprovechar algo es el control táctil. Se trata de controlar a una especie de bolita (una mandarina ninja?) que debe ir escalando por un mapa. Para ello se sirve de artilugios que hacen que rebote, como trampolines o cuerdas elásticas. Nosotros debemos tensar las cuerdas de tal forma que consigamos que salte hacia el lugar que queremos.  Según si le damos mucho impulso  podemos acabar en el agua, lo cual nos restará puntos.  Tiene un modo historia (que para mí es el más interesante) y otro de supervivencia en el que el juego se acaba si caes una sola vez al agua.  Conforme subamos de niveles tendremos que hacer saltos en ángulos más extraños y dispondremos de más artilugios. Igual que el juego anterior, tiene versión gratis y la completa cuesta 1,59€ .

Anuncios

Hacía mucho tiempo que tenía en mente volver a pasarme este gran juego, al que jugué hace ya bastantes años, llamado The Day of the Tentacle. Es una aventura gráfica de LucasFilms, de por aquellos años (exactamente el 93) cuando este tipo de juegos estaban en su máximo esplendor. Me enganchó su ambiente geek y su sentido del humor, y también el poder manejar a tres personajes principales en tres épocas distintas. El juego es altamente recomendable, es más, si por mi fuera lo haría obligatorio. Vayamos por partes :

Debido a una mutación al beber agua contaminada, el tentáculo púrpura desarrolla unos bracitos que lo hacen diferente del resto de tentáculos, y ésto le hace creerse muy poderoso. Decide tramar un plan para dominar el mundo a través de la política. Su amigo más cercano, el tentáculo verde, ve el peligro que entraña esto y decide enviar una nota a Bernard (el típico geek) para avisarle de que debe hacer algo para parar los planes del tentáculo púrpura. Junto con sus amigos, Hoagie y Laverne, deberán viajar al día anterior- gracias a la máquina del doctor Fred-  para impedir que el tentáculo beba ese agua contaminada y así evitar que acabe dominando el mundo.

El maligno tentáculo púrpura y sus bracitos

El maligno tentáculo púrpura y sus bracitos

Pero no todo podía ser así de fácil, y la máquina del tiempo experimenta un fallo que hace que Hoagie se quede atascado 200 años atrás, Bernard vuelva al presente y Laverne se traslade a 200 años en el futuro. Nuestra misión será devolver al presente a Hoagie y Laverne, cosa especialmente difícil para Hoagie ya que deberá enchufar su cabina para viajar en el tiempo estando en la américa colonial, donde recuerdo que no había enchufes. Laverne tampoco lo tendrá muy fácil ya que hasta que no modifiquen el pasado, el tentáculo púrpura se hace con el control del mundo y por tanto en la época de Laverne el mundo está dominado por tentáculos y los humanos son meramente las mascotas de éstos.

Bernard en la casa del doctor Fred - presente.

Bernard en la casa del doctor Fred - presente.

Así pues, en el juego deberemos controlar a los tres personajes, accesibles mediante unos iconos con sus caras en la parte derecha. En todo momento podremos y será necesario intercambiar objetos entre los tres personajes, ya que las cabinas (letrinas en el juego) del tiempo permiten el paso de objetos pequeños entre ellas.

Hoagie en la casa de los antepasados del doctor Fred

Hoagie en la casa de los antepasados del doctor Fred

Las situaciones que se darán en los 3 espacios temporales serán bastante extravagantes, y los diálogos tienen un humor absurdo-geek genial. Además, el juego se desarrolla en la misma casa – que es la que ocupa el doctor Fred actualmente- en las 3 épocas, de modo que  Hoagie se encontrará con un antepasado del doctor que ya se dedicaba a hacer experimentos, lo cual será fundamental para ayudarnos a construir la batería para enchufar a la máquina del tiempo. Laverne se encontrará con los descendientes del doctor Fred que viven en la casa, y deberá asistir a un curioso “concurso de humanos“, donde los humanos deben posar vestidos y peinados de formas extravagantes para llamar la atención del jurado tentáculo.

Laverne en casa de los descendientes del doctor Fred

Laverne en casa de los descendientes del doctor Fred

Es un juego que ya tiene bastantes añitos así que hay que esperar unos gráficos acordes, aunque a mi personalmente el estilo de dibujo me parece bastante gracioso (es como una caricatura). La música también está bastante bien, es entretenida y suficientemente variada como para no hacerse cansina. A menos que te quedes estancado en una fase durante horas, entonces quizás puedas llegar a odiarla …

La dificultad es media, es mucho más fácil que otros títulos del mismo estilo pero tampoco está regalado. Está en un punto intermedio bastante bien conseguido. El juego es bastante corto, sobretodo comparado con otras aventuras gráficas. Cabe destacar que tiene una especie de predecesor, Maniac Mansion, con el cual comparte varios personajes y el escenario principal, que también es la casa del doctor Fred. Cuando visitemos la habitación del hijo del doctor, si encendemos el ordenador, podremos acceder y jugar al viejo juego por completo, tal y como si lo hubiéramos puesto en nuestro ordenador (es decir que momentáneamente es como si saliéramos del juego actual).

Por último, os dejo un video con la intro que espero que os acabe de convencer para jugar a esta maravilla de juego (no mirar más allá del minuto 5.23, ya que puede haber algún SPOILER sobre cómo hacer algo) :

Hoy voy a hablar de Sway, un juego para iPhone/iPod Touch bastante curioso. Antes de empezar, nos muestra una viñeta con la “historia” (por llamarle de alguna manera):

intro

A partir de aquí podremos elegir en diferentes escenarios, donde deberemos coger unas estrellas en el mínimo tiempo posible (según el número de estrellas y el tiempo, obtendremos una medalla de oro, plata o bronce).  Lo interesante es la forma de controlar al personaje, ya que deberemos mantener pulsado a ambos lados de la pantalla para controlar sus dos manos, que tienen una especie de velcro que le permite pegarse a una pared de forma vertical. La mano derecha se controla con la izquierda y la izquierda con la derecha, lo cual durante los primeros minutos de juego nos puede llevar a cierta confusión. Como decía, al mantener una mano pegada a la pantalla, podremos hacer que gire sobre su brazo vueltas completas si trazamos pequeños círculos con el dedo, o hacer que se columpie para coger impulso si deslizamos ligeramente el dedo.

play

El círculo rojo nos indica dónde debemos situar el pulgar para controlar la mano derecha

El mundo se compone de 25 escenarios y tenemos 10 personajes para elegir, cada uno de los cuales tiene características diferentes.  En la versión demo que yo he probado, podemos elegir la rana que sale en la captura o bien un mono, que tiene los brazos más largos y por tanto se desplaza más fácilmente aunque es un poco más lento. En la demo podemos probar 3 de los 25 escenarios.

Gráficamente es muy vistoso y la física está bastante conseguida. Está curioso poder hacer combinaciones para obtener saltos de varios bloques, o simplemente ir por ahí haciendo piruetas.

La verdad esque es un juego bastante trabajado y entretenido, y que te pica para conseguir el oro en todos los escenarios. La versión lite obviamente es gratis y el precio de la versión completa es de 3.99 €.

Hoy vamos a ver otra muestra de buen saber hacer periodístico.

No es la primera vez que en esta revista (hablo de El Semanal) aparece el famoso World of Warcraft. La última vez que lo vi le dedicaron un reportaje completo, con entrevistas a jugadores que habían dejado su trabajo o las clases para jugar. La portada era un collage de fotos de tíos supuestamente jugando al World of Warcraft,  con la boca abierta casi babeando,  cara de empanaos y una luz extraña que se reflejaba en sus caras (la de la pantalla, supongo). Lo peor esque la foto iba en plan serio.

Pero vamos a analizar las perlas de esta nueva noticia. Dice así:

Un jugador necesita unas 480 horas para alcanzar un nivel alto y, desde que comienza a jugar, una cadena de estímulos perfectamente calculados actúa como una `droga´. Los psicólogos alertan del riesgo de un consumo excesivo, pero el negocio es imparable.

Una cadena de estímulos perfectamente calculados que actúa como una droga. Yo igual lo llamaría “intentar hacerlo interesante para que a la gente le guste“, aunque al parecer  para algunas personas si se habla de videojuegos eso pasa directamente a ser droga. Luego está lo de los psicólogos. Los psicólogos alertan de todo, oiga. Hoy en día todo tiene un riesgo patológico potencial : si te vas de vacaciones, puedes sufrir síndrome post vacacional al volver. Si te conectas a Internet, te enganchas. Y si te pones a decir tonterías, no paras. Eso les debe pasar a ellos.

Hoy voy a hablar de un juego que me tuvo completamente atrapada hace bastante tiempo, allá por el 97.  Se trata de Ascendancy, un juego de estrategia en el cual uno debe conseguir que su raza sea la que domine el universo. Esto lo podremos conseguir de varias formas, tanto haciéndonos aliados de las otras especies (controladas por el ordenador) o directamente aniquilándolas.

Menú principal

El juego dispone de un cuadro principal en el cual veremos el mapa estelar (a medida que descubramos nuevos sistemas planetarios, se irán añadiendo los nombres y rutas al mismo), un contador de días (que lo mueve el mismo usuario cuando ha terminado de hacer las acciones que quiera en un día) , y varios accesos como por ejemplo al árbol de investigación, estado de avance de todas las razas, y diálogo con ellas.

Inicialmente se nos da un planeta y tenemos que decidir cómo repartimos sus recursos, construyendo así infraestructruas que hagan progresar la industria (necesaria para construir de forma rápida), la ciencia (para hacer avanzar el árbol de investigación, que nos llevará a descubrir nuevas y mejoradas estructruras para los planetas, mejores piezas para nuestras naves, etc) o hacer crecer la población (la población de un planeta está restringida y si en algún momento nos quedamos sin problación en edad de trabajar, no podremos hacer más infraestructuras). Mantener estos tres elementos será más o menos difícil en función de las características físicas de cada planeta, ya que algunos proveen facilidades para cada uno de los tres componentes.

Las especies de Ascendancy

El juego dispone de unas opciones de diálogo con las demás especies que nos permitirán elegir cuál será nuestra posición despecto a ellas: amigos, enemigos o neutrales. También dependerá del carácter de cada raza, ya que por naturaleza algunas son más afables que otras con las cuales nos será directamete imposible trabar amistad, ya que estarán contínuamente intentando declararnos la guerra. Con las que consigamos trabar amistad tendremos la opción de ofrecerles intercambiar conocimientos que se sumarán a nuestro mapa estelar y a nuestro árbol de investigación. De esta forma ganamos terreno pero a su vez cedemos nuestros conocimientos a la otra especie, que es algo a tener también en cuenta.

Prototipo de nave pequeña

Aparte de tener nuestro planeta inicial, llegará un momento en el que querremos expandir nuestras colonias. Para ello deberemos disponer de naves. La construcción de naves es bastante interesante, ya que se nos dan a elegir todas las piezas y seremos nosotros quien deberemos colocarlas en la nave. No se provee ninguna información sobre su utilidad (aunque los nombres suelen ser descriptivos) así que al principio es un poco ensayo error. Seguramente se nos perderán unas cuantas naves intentando ir de un sistema planetario a otro, ya que no sabíamos que necesitabamos un propulsor estelar. Una vez superado esto, podremos tener naves orientadas al combate o a la colonización, según que piezas le coloquemos. Obviamente también podremos hacer híbridos aunque dado que el número de elementos que podemos llevar es limitado, es mejor hacerlas para una cosa en concreto.

Batalla por turnos entre naves

El tema de la guerra a pesar de lo que pueda parecer es opcional, ya que como he dicho al principio podemos elegir si ir en plan amistoso o hostil. En el caso de que decidamos ser una especie hostil, tendremos que dedicarnos a invadir los planetas de otras razas con nuestras naves. Es posible ponerle escudos a los planetas así que a veces será necesario atacarlos previamente. Puede darse el caso de que acudan naves de la especie , y tendremos que luchar contra ellas también. El sistema de ataques es por turnos, lo cual para mi lo hace bastante más interesante. Podremos acudir a los hangares de nuestros planetas para reparar las naves y reponer los componentes que se gastan (misiles, escudos, colonizadores).

Cada especie dispone de una habilidad especial: por ejemplo yo siempre me elegía los Baliflids, una especie de ratas que tenían una gran habilidad diplomática y por tanto podías hacer que si te declaraban la guerra se retirasen. Otras especies tenían habilidades como mayor rapidez para desarrollar el árbol de investigación, control mental, etc. Una vez usada la habilidad no se puede volver a usar hasta que se recargue pasados unos días.

El juego tenía una especie de objetivo un poco “vago”: llegar al Ascendancy (como quien llega al Nirvana), un estado en el cual o tenías una posición respetable en la galaxia o bien te habías cargado a la mayoría de especies. Tampoco es que fuera el objetivo del juego, ya que esto era una simple pantalla que te aparecía cuando menos lo esperabas, se quitaba y podías seguir jugando tranquilamente (ya que obviamente cosas por hacer siempre hay, especialmente si al inicio escogías la opción de tener un mapa estelar denso. Siempre había algún sistema nuevo por explorar).

La música está bastante bien, por muchas horas que la oigas no te cansas (almenos yo). Hay diversos temas principales y luego cada especie tiene el suyo propio, que sonará cuando accedamos al menú de diálogo.

En definitiva es un juego que está muy bien y hay prevista una segunda parte (todavía sin fecha) que el mismo día que la saquen voy a estar allí pa comprar. Si no lo habéis probado hacedlo ya. Es una orden.

Llevo unos días de viciarme in extremis a Los Sims 2, lo reconozco. A pesar de haber jugado hasta el hastío a Los Sims 1, y haberme enganchado hace ya bastante tiempo a Los Sims 2 con sus expansiones Universitarios y Noctámbulos, he vuelto a caer. Me pensaba que tendría el juego más que aburrido pero es lo de siempre: descubres una nueva expansión y te vuelves a viciar. En mi caso fue la expansión “Los sims abren negocios“.

Por unas horas fui feliz dedicándome a vender sofás y cuadros.  Luego quise que se ampliara la familia con un niño. No fue fácil; el juego tiene sus cosas y el niño que salió era UN CANI TOTAL. Sin embargo conseguí reformarlo y convetirlo en un gafapasta de provecho como se puede observar aquí:

Camiseta imperio, chaleco y medallón de oro. Si, es cani.

Camiseta imperio, chaleco y medallón de oro. Sí, es cani.

Al final se hizo mayor y quería ir a la Universidad. Craso error. Vale, sí, eran las 4.30 de la mañana y no sería mi mejor momento. Por eso sucedió algo tal que así (recreación dramática):

Borrar unidad doméstica = aniquilar tus sims.

Borrar unidad doméstica = aniquilar tus sims.

Sí, borré a mi niño sim sin piedad y sin darme cuenta. Diréis : a ver, ¿te estás quejando de que diste a borrar y se borró el personaje? No claro que no. Ya he comentado que no estaba en mi mejor momento de lucidez mental. Me pensaba que con eso lo que haría sería deshacer el grupo de compañeros y que todos los sims volvieran a estar por su cuenta en sus familias (en la imagen se ven 4 juntos, pero el que hice en ese momento tenía a mi sim gafapasta y a 7 u 8 más, pensándome que podía escoger a sus compañeros de residencia; cuando me di cuenta que tenía que manejar a los 8 como una familia y eso es imposible) pero lo deshace de tal forma que te borra a los putos sims. Y no puedes recuperarlos. Al ver mi puta desgracia, salí sin guardar y aún así el jodido juego guarda automáticamente exclusivamente esos cambios así que ya no pude hacer nada.

Ahora el niño este sale en los árboles genealógicos, existe en los pensamientos de la familia pero ya no puedo hacerlo volver de la universidad nunca jamás (mmm, ¿será por eso que mi madre tiene tanto miedo de que me vaya a Barcelona?) . Aparte, en la unidad que borré, como ya he dicho puse otros compañeros: todos los sims jóvenes del barrio. Así que el exterminio ha sido total.

Así que como consejo final: niños, no juguéis a altas horas de la madrugada a juegos idiotizantes que ya véis lo que pasa.


Suscríbete mediante Google


Suscríbete a frikerío en vena mediante Google

Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

diciembre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031